IEME

¿Quiénes son?

El Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME), con más de 80 años de historia, es una sociedad de vida apostólica de sacerdotes diocesanos españoles que se asocian entre sí para dedicarse a la actividad misionera de la Iglesia.

¿Cuáles son sus notas esenciales?

La pertenencia al clero diocesano de España, la plena dedicación a la actividad misionera de la Iglesia, y la asociación mutua para que, viviendo la fraternidad y comunión apostólicas, realicen mejor la común vocación misionera.

Los vínculos que mantienen con la diócesis de origen, así como la inserción en las Iglesias locales a las que son enviados, crean en ellos la exigencia de ser vehículos de comunión entre las Iglesias.

Tratan de mantener vivos y operantes los lazos con sus diócesis de origen mediante la información y comunicación constantes, la solicitud mutua y el aporte a la animación y formación misionera.

¿Cómo trabajan?

- Los sacerdotes del IEME desarrollan la actividad misionera en equipo, bajo la dependencia del Obispo de la Iglesia a la que han sido enviados, integrados en la vida y en el trabajo del presbiterio local, desde su identidad específicamente misionera.
 
- Con su apertura a compartir la vida y el trabajo con otros miembros del presbiterio local, quieren apoyarles en su vida pastoral y en sus esfuerzos por realizar un estilo de vida propio del clero diocesano.
 
- Ponen un énfasis especial en la formación de comunidades cristianas, en la promoción del clero diocesano para que la iglesia local alcance su plena madurez y en la promoción de los valores del Reino.
 
- Es también parte de su tarea suscitar el talante específicamente misionero en las Iglesias y presbíteros locales donde desarrolla su actividad.

¿Cómo viven?

- Opción preferencial por los pobres. Esta opción orienta y determina sus prioridades: Respecto a los lugares (zonas marginadas y abandonadas del ámbito rural y suburbios de las grandes ciudades). Respecto a los sectores sociales (pobres y oprimidos en busca de liberación… ). Respecto a su manera de vivir y trabajar con ellos (a su nivel y a su servicio…)
 
- Inserción en otros pueblos y culturas. Quieren identificarse lo más posible con los grupos humanos con los que viven: pueblos., razas culturas… Quieren correr su suerte y asumir sus causas y, para ello, renunciar, en los posible, a su etnocentrismo y asumir su estilo de vida, lenguas, costumbres y valores…, conociendo sus posibilidades y limitaciones, aceptando sus raíces y siendo conscientes de que nunca serán del todo como ellos.
 
- Fraternidad apostólica. Se unen para ayudarse mutuamente a realizar su común vocación misionera. Realizan sus ministerios unidos fraternalmente mediante lazos de caridad, de oración, de revisión y de cooperación fraterna. Integrados en un Equipo, y desde él en un Grupo, entienden y viven la fraternidad apostólica como ayuda mutua en las necesidades personales y en la tarea evangelizadora.
 
- Contemplación y compromiso. La contemplación, la disponibilidad y entrega totales, la humildad y el espíritu ecuménico y de diálogo, son las cuatro actitudes básicas en la vivencia de su espíritu misionero.
 
- La formación permanente. Imprescindible para los que trabajan en realidades tan distintas y cambiantes. No es suficiente la formación inicial y preparación en España, ni siquiera la etapa de conocimiento y adaptación en el país de destino. La actualización tiene que ser constante.
 
¿Cómo se organizan?

- En Equipo: - Es el primer núcleo que mantiene la vida en común, flexible según las necesidades pastorales y abierto a otros sacerdotes del presbiterio local.
 
- Grupo: - Está constituido por dos o más equipos que trabajan en una misa área territorial, aunque algunas veces se pertenezca a diócesis diferentes. Es el lugar apropiado para la planificación y revisión del trabajo dentro de los plantes pastorales diocesanos.
 
- Dirección General: - Constituida por el Director General y otros cuatro miembros elegidos por la Asamblea General Ordinaria, que se reúne cada cinco años. Facilita la buena marcha y continuidad del IEME y su tarea evangelizadora. Garantiza las buenas relaciones con la Iglesia Española.
 
- Servicios comunes: - El IEME tiene misioneros en España destinados a estos servicios orientados a la atención a todos los misioneros y a la colaboración en la animación y formación misioneras de la Iglesia Española.
 
- Asamblea general: Se reúne cada cinco años con representantes de cada grupo para revisar, actualizar, elegir nueva Dirección y trazar líneas y prioridades

En España…

Realizan una labor de animación misionera en los Seminarios y con los sacerdotes diocesanos. Completan la tarea de animación misionera a través de los medios de comunicación y otras actividades, como la Campaña de la Epifanía. 

Y de Formación. Los sacerdotes que deciden integrarse al IEME tienen que realizar un curso de preparación misionera; además colaboran en otras actividades de formación con otros organismos e instancias misioneras.

Fuera de España ¿Dónde están?

- Donde la Buena Nueva del Reino anunciado por Jesús no es conocida

- Donde no existe la comunidad cristiana local

- Donde la comunidad cristiana es insuficiente en sí misma

Su actividad es subsidiaria de, de forma que ellos vayan pasando a un segundo plano y marchen a nuevos campos de misión cuando ya se consideren cumplidas las tareas propias de la actividad misionera.

El primer campo de misión fue Colombia, donde llegaron en 1923. Los cuatro últimos son: Tailandia (1991), Panamá (1992), Benín (1999) y Cuba (2001). 

El IEME ha servido de cauce misionero a casi 500 sacerdotes diocesanos. Actualmente son unos 180 sacerdotes de diferentes diócesis y trabajan en 14 países (siete de América Latina (Brasil, Colombia, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana), cinco de África (Benín -junto con la diócesis de Oviedo-, Mozambique, Togo, Zambia y Zimbabwe) y dos de Asia (Japón y Tailandia).